La grave lesión de Pepe, analizada por nuestro fisioterapeuta

14 12 2009

Pepe, salvo sorpresa, se perderá lo que resta de temporada

La lesión de Pepe, por Nacho Suárez, nuestro experto en fisioterapia:

Gravísima lesión del Luso, en uno de los clásicos de los últimos años en Mestalla.

La lesión que tiene Pepe es, desgraciadamente, muy frecuente en los deportistas de elite, pero sobretodo en los futbolistas; “Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla” (L.C.A.). Una auténtica desgracia para el jugador y para su equipo, ya que se olvida de la temporada y muy seguramente del mundial, aunque nunca se puede predecir, ya que se conocen recuperaciones milagrosas en casos como este. Esperemos que el caso Pepe sea uno de estos.
Esta es una lesión muy típica en los jugadores de futbol. Además, por norma general no suelen suceder en golpes forcejeos, etc, sino que son lesiones muy graves que aparecen relacionadas con malos movimientos (“me lo he hecho yo solo”). Uno de los principales responsables son los propios tacos que impiden resbalones y torceduras, pero también anclan la pierna al terreno de juego, impidiendo la escapatoria de la tensión ejercida por una torsión fortuita que acaba desgarrando el LCA.
Mecanismos lesionales más típicos:
• Desaceleración con el pie fijo en el piso; este gesto ocasiona el desplazamiento de la tibia hacia adelante provocando la puesta en tensión del LCA y su posterior ruptura.
• Movimiento de rotación hacia el mismo lado del pié que está apoyado, y fijo, en el piso.
• El gesto anterior sumado a un valgo de rodilla (el fémur y la tibia forman un ángulo hacia afuera).
• Valgo de rodilla ocasionado por un golpe lateral sobre la misma, estando el pié fijo en el piso.
• Hiperextensión de rodilla.
En la rodilla tenemos muchos ligamentos, en el artículo anterior hablamos de los laterales (con la lesión de Silva), ligamentos que se encuentran extraarticularmente. En cambio, estos ligamentos cruzados son intraarticulares, fundamentales para la estabilidad de la misma:
• Ligamento cruzado anterior.
• Ligamento cruzado posterior.

Estos son casi imprescindibles (sobretodo en LCA) para evitar el desplazamiento antero-posterior y rotacional del fémur sobre la tibia. Son casi imprescindibles, ya que un buen y equilibrado fortalecimiento de la musculatura de la rodilla, puede evitarnos el paso por el quirófano. Pero siempre hablando de una persona que no se dedique al deporte profesional, ya que los futbolistas por mucho que fortalezcamos la musculatura, la función del LCA se hace imprescindible. A diferencia de LC posterior, que si es posible que su deficiencia pueda ser compensada muscularmente.
¿Por qué se lesiona más el L. cruzado anterior?
Realmente el ligamento cruzado anterior es el que soporta la mayoría de la estabilidad de la rodilla, en una posición de semiflexión, postura en la que sobrevienen la mayoría de los casos de estas fatales lesiones.
Tratamiento:
En el caso del futbolista se va a optar por la reconstrucción quirúrgica del propio ligamento. Podemos sacar el ligamento del propio paciente, realizando un auto injerto, construyendo un ligamento a partir de un tendón:
• Tendón patelar.
• Tendón del semitendinoso (Isquiotiblial).
• Tendón Gracilis.
• Cintilla iliotibial.
• Tendón Cuadricipital.
Gracias a la aparición de la artroscopia el procedimiento no es tan cruento, lo que ha conseguido que las lesiones en vez de durar 12 meses se ha pasado a la mitad.
Pero este solo es el principio del largo y duro periodo de recuperación:
1. Reconstrucción quirúrgica.


2. Reposo: para conseguir una buena cicatrización del implante. Periodo fundamental. Este reposo es de la articulación afectada pero se puede hacer un trabajo muy específico de ejercicios en la otra pierna, así como abdominales, estiramientos… encaminados a que el periodo de reentreno no sea tan traumático para el resto del cuerpo.

3. Rehabilitación: sin duda un periodo fundamental para el éxito de la cirugía, una precipitada o tardía rehabilitación puede ser fatal. Por eso es necesario de rodearse de muy bueno profesionales en comunicación directa con el traumatólogo, ósea un trabajo multidisciplinario, muy fácil verlo en estos casos de futbolistas (o el que tenga dinero), pero desgraciadamente existe un gran porcentaje de secuelas en personas de a pie con esta lesión, por esta falta de colaboración multidisciplinar:
I. Medidas descontracturantes.
II. Medidas antialgicas.
III. Recobrar toda la movilidad de la articulación.
IV. Medidas cicatrizantes.
v. Tonificación de la musculatura.

4. Reentreno de la actividad deportiva; a cargo de los preparadores físicos.

Anuncios




¡Milito está de vuelta!

23 11 2009

Por: Aitor Belandia Vellisca

18 de Noviembre de 2009, recuerden esta fecha porque se ha producido un hecho que a más de un barcelonista alegrará, y es que Gaby Milito, que lleva casi dos temporadas en el dique seco por una lesión en la rodilla, ha vuelto a jugar con la elástica blaugrana.
Todo transcurría con calma en la ciudad Deportiva de Sant Joan Despí, donde el Barça se enfrentaba al Bolivar. Pero la sorpresa para todos los aficionados al futbol fue que Milito era titular junto a Rafa Márquez después de aquel fatídico 29 de abril en Old Traffor, donde el Barça perdía 1-0 y también a su central más en forma de la temporada.
Con esta noticia, queremos que sepáis como ha sido la carrera de Gaby Milito, la cual no ha estado exenta de dificultades.
El Mariscal, como así es conocido el menor de los hermanos Milito, debutó con Independiente de Avellaneda en el año 97. Tras cuajar grandes actuaciones en las seis temporadas que estuvo en el club argentino, donde tuvo una lesión grave de rodilla, y tras ser convocado por la Selección Argentina en Diciembre del 2000, el Real Madrid se fijó en él. Le llegaba el premio y la oportunidad para triunfar.
Tras tener un pacto entre clubs y jugador en 2003 para el traspaso, llego el momento de la revisión médica. Al parecer los médicos del club, se opusieron al fichaje debido a que su rodilla estaba perjudicada y era serio el peligro de recaer de su antigua lesión. El fichaje de Milito por el Real Madrid, se vio truncado.
Las malas lenguas, atribuyen el descarte de Gaby Milito por el club merengue, a la política de Florentino Pérez, en su primera etapa, de Zidanes y Pavones.
Así, y tras salir escaldado por su mala experiencia, el central titular de la Selección Argentina, fichó por el Real Zaragoza, donde desde el principio se le acogió como un Galáctico. Fue allí donde el Mariscal disfruto de sus mejores momentos como futbolista, desquitándose del duro golpe que significo no fichar por el club blanco. Titular indiscutible en los esquemas de Paco Flores, sin lesiones y con una regularidad aplastante terminó de demostrar en la final de la Copa porque el Real Madrid se había equivocado con el, proclamándose Campeón en una final que acabó con el Imperio Galáctico. Tres meses después ganó su primera Supercopa de España ante el Valencia.
Durante su etapa como Zaragocista, demostró su gran regularidad, colocación, su garra, su salida de balón, su inteligencia y sobre todo los galones que le hicieron ser capitán del equipo maño.
Jugó con su Selección la Copa Confederaciones, quedando subcampeones, El Mundial de Alemania, cayendo en cuartos de final ante Alemania, y la Copa de América en la que quedó también subcampeón, enfrentándose como en la Copa Confederaciones, a Brasil.
Tras su altísimo nivel durante 4 temporadas y tras disputar otra final de copa con distinto resultado (Real Zaragoza 1 – Espanyol 4) fichó por el F.C. Barcelona que pagó por el Mariscal 20’5 millones de euros, dejando a la afición zaragocista sin su gran ídolo, sin su estrella, sin el mejor central de la historia del R. Zaragoza para muchos.
Su debut contra el Bayern de Múnich (con resultado de 0-1 gol de Messi), fue el preludio de lo que Milito podía ofrecer al club blaugrana. En el Camp Nou hizo gala de su buenísima colocación sabedor de sus limitaciones en la velocidad, de su gran liderazgo y su gran compenetración con Rafael Márquez. Una pareja que recibió muy pocos goles.
Tras una estupenda campaña y después de jugar gran parte de los partidos, el 29 de Abril de 2008, el Mariscal, titular indiscutible en los esquemas de Rijkaard, se lesiono en la ciudad de Manchester. Pasó 569 días de duro trabajo, de rehabilitación, sin sentirse jugador, pero colaborando de lleno en la consecución del triplete, ha vuelto a enfundarse la camiseta blaugrana.
Porque el fútbol, como la vida, da varias oportunidades. Milito ya está aquí, disfrútenlo.