Cracks históricos. Ronaldo

2 12 2009

Hoy hablamos de:  Ronaldo (Por Aitor Belandia)

Vea aquí sus mejores jugadas

Corría el año 1976 cuando un 22 de Septiembre nacía Ronaldo Luis Nazário da Lima, que 17 años después deslumbraría a su país natal, Brasil, con sus estadísticas goleadoras, y es que Ronaldo ya había batido récords en las categorías inferiores tanto de su club como de la Selección Brasileña. Así, consiguió acceder al Cruzeiro, donde en la temporada 93-94 consigue alzarse con el trofeo Pichichi con una cifra de 34 goles en 32 partidos, así como el Campeonato Mineiro y la Copa de Brasil.
En la siguiente temporada el PSV Eindhoven se hace con los servicios del habilidoso goleador de Rio de Janeiro. En Holanda, tras su primera temporada a las órdenes de Aad de Mos consigue mantener un nivel altísimo con respecto a su temporada anterior en el Cruzeiro, lo cual le permite realizar 42 goles en 44 partidos en sus dos temporadas con los holandeses a pesar de su primera lesión grave de rodilla que le mantuvo alejado de los terrenos de juego casi un año. En el PSV coincidió con futbolistas como Philip Cocú, Jaap Stamp, Athur Numan, Ronald Waterreus o Bolo Zenden entre muchos otros. Pero su etapa holandesa no podía terminar tan bien como empezó y tras querer un aumento de sueldo no acorde con lo que el PSV estaba dispuesto a pagar, se negó a jugar más para el club tulipán.

Después de unas tensas negociaciones a tres bandas entre Barcelona, PSV y Ronaldo, el brasileño, no exento de polémicas, fichó por el F.C. Barcelona por 2.500 millones de pesetas (15 millones de euros), por aquel entonces el fichaje más caro de la historia del fútbol.
Aquel chico delgadito y con cara de pillo por el que habían pagado una millonada comenzó la temporada en una enorme forma y la terminó de igual manera. Logró hacer goles de inmensa categoría en la liga española que pasarán a la historia, como los goles ante el Valencia, Compostela o Atlético de Madrid dejando a las defensas con la boca abierta tras driblar a cada uno de los que trataban de arrebatarle la bola.
Así, y tras grandísimos espectáculos del astro brasileño y de su equipo, compuesto por nombres como Juan Antonio Pizzi, Laurent Blanc, Vitor Baia, Miguel Angel Nadal, Chapi Ferrer o Pep Guardiola, a punto estuvo de arrebatarle el puesto de pichichi de la liga española con 34 tantos a Telmo Zarra y Hugo Sánchez, estos con 38 goles cada uno.
El astro brasileño le dio la Recopa de Europa al Barcelona ante el PSG al transformar un penalti cometido sobre el mismo, que a la postre significaría el único gol del partido y por tanto el título.
Además en su palmarés está la Copa del Rey conseguida ante el Real Betis por 3-2 y la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid con un global para el conjunto blaugrana de 8-3.
Tras finalizar la temporada, Ronaldo logró la Copa de América ante Bolivia por 3-1 siendo autor de un gol para bien del combinado brasileño.
Fiel a su tradición, Ronaldo se disparó pretendiendo renovar por el Barça a precio de oro, y tras unas negociaciones muy duras en las que el brasileño decidió abandonar de nuevo su club por la puerta de atrás, puesto que el por entonces presidente del Barcelona Josep Lluís Núñez no aceptaba sus pretensiones económicas. Así el Inter se llevó al astro brasileño pagando la clausula de rescisión de 4.000 millones de pesetas (24 millones de euros).
Joan Gaspart, entonces vicepresidente blaugrana, utilizo el dinero de Ronaldo para llevarse a Rivaldo, pagando su cláusula al Deportivo de la Coruña en un movimiento que no gustó nada al club Coruñés.
Después de su gran temporada en el Barcelona a las órdenes de Sir Bobby Robson recibió su segundo FIFA World Player, la Bota de oro, Balón de oro, Trofeo Bravo y Trofeo Pichichi de la liga Española.
En su primera temporada como interista, donde se adaptó igual de rápido que a sus antiguos equipos, consiguió la Copa de UEFA contra la Lazio. Una temporada llena de éxitos a nivel individual no pudo verse refrendada a nivel de títulos colectivos, a pesar de volver a ganar el Balón de Bronce, el Trofeo Bravo, fue máximo goleador de la Copa de la UEFA, elegido mejor jugador de la Serie A, y por último Balón de Oro del Mundial de Francia 98.
Este mundial estuvo lleno de altibajos por su parte, ya que su participación fue decisiva para Brasil puesto que anotó cuatro tantos para Brasil, y fue duramente marcado por los rivales, liberando así a sus compañeros de equipo. Ante Holanda se vivió uno de los mejores partidos de aquel Mundial, cuando Ronaldo abrió el marcador, pero a falta de 2 minutos Patrick Kluivert, quien a la postre sería sustituto de Ronaldo en el Barça, certificó el empate, y el camino a la tanda de penaltis que clasificó a Brasil por 4 goles a 2.
Los momentos previos a la final contra Francia, fueron los momentos bajos para él, puesto que en su hotel sufrió un desmayo muy debatido por todo el mundo, del que aún hoy se desconocen las causas, pero que probablemente se tratara de una intoxicación, según los médicos.
Ronaldo, que jugó la final, no estuvo muy participativo, y Brasil lo acusó en demasía, ya que perdió por 3-0 ante una Francia intratable por aquel entonces y un Zinedine Zidane que enseñaba su clase.
Su vuelta a Italia con el Inter no fue del todo fructífera ya que no logró ningún título con el club milanés, aunque con su selección si lograra celebrar el titulo de Campeón de la Copa de América ante Uruguay.

Tras una temporada con muchos sinsabores, Ronaldo comienza la temporada 99/00 con una ilusión tremenda ya que el Inter había renovado de nuevo el equipo para intentar acceder al Scudetto. Pero en uno de los primeros partidos de la temporada, Ronaldo se lesionó la rodilla. Segunda lesión del astro brasileño que le mantendría un año parado, para reaparecer en la siguiente temporada con idéntico resultado. De nuevo y tras un año recuperándose, Ronaldo volvía a lesionarse de la rodilla.
Tras duros momentos en los que se le pasó por la cabeza abandonar el fútbol y casi tres años de recuperación, Ronaldo consiguió salir de su lesión a las puertas del Mundial de Corea y Japón. Y es que, el por entonces técnico brasileño Scolari, convocó a Ronaldo para disputar el Mundial ante la sorpresa monumental que era esa noticia por el riesgo que acarreaba.
No pasó desapercibido por el Mundial, ya que con su selección consiguió llegar hasta la final ante Alemania, goleándola por 3-0 y dejando a Ronaldo como Pichichi de la competición con 8 tantos y por tanto Balón de de Plata y Bota de Oro del Mundial.
El Mundial, supone para Ronaldo una segunda oportunidad, supone el resurgir de uno del mejor goleador del momento.
Pero como ocurriera en sus anteriores equipos, Ronaldo volvió a salir por la puerta de atrás tras su mala relación con el por entonces entrenador interista Héctor Cúper. El brasileño, que se puso en rebeldía, conseguía su propósito de enfundarse la zamarra blanca del Real Madrid de los Galácticos.
Ronaldo compartía vestuario con uno de los mejores equipos jamás formados comandado por el genio Zinedine Zidane, y compañeros como Solari, Casillas, Figo, y compañía.

Ronaldo fue una de las estrellas del Madrid de los Galácticos

Su debut ante el Deportivo Alavés en el Santiago Bernabéu fue de lo más prometedor, puesto que hizo dos de los cuatro goles de su equipo.
Allí, Ronaldo hacía crecer sus estadísticas y su leyenda que dice que cuando Ronaldo toca la bola, es gol. Una Intercontinental, una Liga y una Supercopa de España fueron los títulos que consiguió el astro brasileño, que tras la debacle del Real Madrid de Carlos Queiroz, fue tomando más presencia, ya que se creó la nueva dupla del futbol español y lo define a la perfección la siguiente frase: “Casillas las para y Ronaldo las mete”. Así y durante varias temporadas Ronaldo y Casillas mantuvieron a flote al Real Madrid, que en plena crisis, vio como su presidente, Florentino Pérez, dimitía del cargo por los malos resultados.
Los madridistas nunca olvidarán los 104 goles que marcó con el conjunto merengue.
El pésimo estado físico de Ronaldo fue una losa en su etapa madridista, ya que era motivo de burla por parte de sus detractores, aunque no mostrase que su peso le pasase factura a lo largo de su etapa blanca.
Tras el Mundial de Alemania, que perdió en cuartos de final ante Francia, y donde Ronaldo conseguía su decimoquinto gol en unos mundiales, abandona la entidad blanca debido a sus diferencias con Fabio Capello entrenador de los blancos.
Su paso por el Milán, con más pena que gloria, y constantes lesiones, le apartaban de ser el gran jugador que fue. Problemas hormonales, problemas musculares y finalmente una nueva lesión de rodilla hizo añicos la etapa de Ronaldo en el AC Milán. Sus nueve goles en veinte partidos y dos temporadas hablan por sí solas de lo que fue su etapa milanista.
A pesar de todo Ronaldo consiguió en el Milán una Champions League, una Supercopa de Europa ante el Sevilla y un Mundial de Clubs.
Hoy Ronaldo se encuentra en el Corinthians brasileño, aumentando su leyenda y es que eso del gol no se le ha olvidado, y al parecer queda Ronaldo para rato, debido a que a pesar de lo complicada que ha sido su carrera, cuando nadie confiaba en él, cuando parecía acabado y derrotado por las lesiones, el astro brasileño siempre se ha levantado.
Sigue la leyenda del gol…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: